Páginas vistas en total

jueves, 15 de noviembre de 2012

Fichas disparatadas / Ratzinger Z


El malvado Dr. Infernal creó un temible escuadrón de guerreros-robot (bueno, quizá un escuadrón sea exagerar un poco, pero al menos parece ser que hizo un par de ellos), a fin de ir dominando el mundo en sus ratos libres (a excepción de los domingos por la tarde, que tenía la sana costumbre de hacer madgalenas caseras, y además -según dicen quienes las probaron- le quedaban muy ricas, probablemente porque añadía rayadura de limón, y eso, claro, pues como que les da un "nosequé" especial).

Sucedió que, pese a su probada astucia, el hombre no contó con la firme oposición de Youso Kanuto, un intrépido maestro japonés afincado en Europa y reconvertido años atrás al Cristicinismo, por lo que en ese momento daba clases en un recto colegio del Ocus Dei.
(Se rumorea que el motivo de su animadversión para con el Dr. Infernal provenía de haber quedado segundo en un concurso de magdalenas caseras que ganó el otro, quizá porque Kanuto no usó la referida rayadura de limón, esa que le da el "nosequé" especial a las dichosas magdalenas).

Un día, carcomido por la envidia, el profesor Kanuto convenció a uno de sus más aventajados pupilos, el joven alemán Josef Ratzinger, para que se sometiese a una intervención quirúrgica clandestina (llevada a cabo en la clínica veterinaria de un primo segundo por parte de madre, que además ejercía sin licencia), para transformarse en un ser superior capaz de hacer frente a los pérfidos planes del Dr. Infernal.

De este modo, el amigo Ratzinger fue sometido a una serie de complejos implantes en su cuerpo, elaborados a base de fusionar la energía fotoatómica del reactor de Japonium y la aleación Z creada con este mismo material y única capaz de soportar la energía fotónica. ¿Lo habéis comprendido?, (tranquilos, que nosotros tampoco, pero por lo menos hay que admitir que suena bien, y al final como dice el otro, eso es lo que importa).

El caso es que el joven pupilo, convertido ahora en un poderoso ciborg (criatura compuesta tanto de elementos orgánicos como de dispositivos cibernéticos), y exaltado por las nuevas capacidades que su nueva condición le proporcionaba, comenzó a creerse una especie de Mesías, un peligroso iluminado radical que terminaría posicionándose como la némesis oficial del Dr. Infernal, para lo que adoptó el nombre de Dr. Celestial (que cambiaría poco tiempo después por el mucho más original Ratzinger Z).

Al cabo de un tiempo, y cada vez más trastornado por el enorme potencial con que le dotaban sus nuevos poderes, Ratzinger Z no sólo destruyó definitivamente al Dr. Infernal y sus robots, sinó que incluso se levantó contra su creador, el profesor Youso Kanuto, terminando con su vida. Un ser tan sumamente poderoso no podía depender de un líder "cualquiera".

No tardaría mucho en crear un nuevo robot a su servicio, la terrible Monja-Payaso, un engendro mortífero con una obediencia ciega para con su poderoso creador, especialista en disparar un par de misiles alojados en el mismo lugar que deberían ocupar sus pechos, que siempre lanzará al grito de "¡Pechos fueraaaa!" (tal y como su amo puede disparar sus puños como misiles).

También son capaces -ambos- de volar por la técnica de la propulsión a chorro (expulsando a gran velocidad chorros de agua bendita por las plantas de sus pies).

Durante algún tiempo, Raztinger Z y la Monja -Payaso residieron juntos en un pequeño feudo a modo de microestado ubicado dentro de la misma ciudad de Roma, un feudo que llamaban Practica-Ano. Actualmente se les ha visto en Gonorrea, Capital de Venérea, donde podrían estar en tratos con el dictador de este país planeando algún tipo de siniestra venganza...

¡¡¡Y pensar que todo este pifostio se originó por una vulgar rayadura de limón!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario